Dolor, tú... mi...


A veces, cuando ya no me acuerdo de ti
apareces, lanzas tu mano hacia mí
y me despedazas...
así para que te sienta, para que no te olvide,
tiras de mi espalda, de mi cuerpo entero,
de mis emociones, de mis ganas de vivir...

A veces, te gusta que te sienta,
que te repudie, que maldiga la estampa
que te trajo hasta a mí...
y me siento nada... aunque tenga todo...

Hoy has vuelto, desde anoche siento
como estás abriéndote paso en mis sentidos,
y me duele cada uno de los músculos
de este cuerpo ahora en letargo,
y me duelen cada uno de los huesos
de este alma que grita aunque no pueda...
¡vete! No vuelvas más...
que no te quiero conmigo.

Mis palabras se alejan dentro de mi cabeza,
nadie es testigo de ellas, nadie las siente...
nadie las oye... y menos aún tú...

Cierro los ojos nada ya sirve,
me abandono a ti,
entro en calor, me siento mejor...
y sueño con un despertar
en el que aún tardes mucho más en volver...

(26/10/08)

4 comentarios:

olhodopombo dijo...

bonito poema...

© Namari dijo...

Muchísimas gracias. Saludos

XoseAntón dijo...

El poema es muy bueno, duele al leer, tanto como los palos de ciego. Eres buena, si no te importa me quedo.

Bikiños

Namari dijo...

Muchísimas gracias XoseAntón, disculpa la tardanza en contestar, puedes quedarte todo el timepo que desees
Bezzotes